LAS CIENCIAS ANCESTRALES; LA REVOLUCIÓN DEL ESPÍRITU

Las Ciencias Ancestrales y todo su caudal de aportes se constituyen en la actualidad en un verdadero respaldo al ser humano en su propio proceso de crecimiento interior con el que, indefectiblemente, se halla comprometido en la vieja aspiración por nuevas respuestas a las preguntas de siempre, las mismas que, ventajosamente, ya no se encuentran afuera – lo exotérico – sino, al contrario, dentro – lo esotérico –; en el interior del interior, en el corazón del corazón de cada ser humano.

Hemos ingresado desde hace unos años o estamos por ingresar (pues hay muchas versiones al respecto) en una Nueva Era, que está regida por el signo astrológico de Acuario, el mismo que se refleja en ciertas influencias favorables para todos los temas que tienen que ver con la
Espiritualidad, la Conciencia, el Sentido de Una Humanidad, la Religión Universal, la Paz, la No-Violencia, etc. Es decir, se da una mayor apertura a aquellos nuevos paradigmas que ventajosamente renuevan los viejos esquemas en todas las áreas de la actividad humana: Ciencia, Arte, Religión, Filosofía, Educación, Finanzas, etc.

La irrupción armoniosa de las Ciencias Ancestrales obedece a estos impulsos planetarios que están permitiendo que los Vientos de Cambio se compenetren en las actividades cotidianas y generen un nuevo grupo de Servidores de la Humanidad, hombres y mujeres de cualquier nivel
económico, social, racial, religioso, que creen en la posibilidad y necesidad de una transformación de la Conciencia como la alternativa más adecuada para cambiar las bases de nuestra sociedad.

Quienes venimos trabajando desde hace muchos años en la consolidación de estos caros objetivos, vemos que la posibilidad de por fin poder estudiar con rigor académico estos temas, que ya no son fruto de la especulación si no del análisis profundo, en una Carrera a nivel superior que por sus características y Malla Curricular que, hasta donde sabemos, es única en América Latina, lo que en lugar de estimular nuestra vanidad, al contrario, acentúa aún más nuestra responsabilidad.

El acercamiento a las Ciencias Ancestrales se constituye en una oportunidad extraordinariamente importante para brindar una vía sólida de Conocimiento a todas aquellas personas que se encuentran seriamente interesadas en construir un futuro más equilibrado, cuyos Principios estén fundamentados en Valores atemporales que puedan ser puestos en práctica a través de distintas actividades de índole social, profesional y familiar. Esa nueva sociedad por la que todos soñamos y cuyo eje se rija en los valores como el faro que alumbra y guía.

Estudiar académicamente temas que hasta hace algún tiempo eran conjuntos hipotéticos de especulaciones y fantasías es una buena nueva; bienvenidas como materias la Meditación, Magia, Alquimia, Astrología, Ufología, Parapsicología, Herbología, Iniciaciones Místicas, Energía, Aromaterapia, Feng – Shui, Digitopuntura, Sanación Energética, entre otro amplio manantial de maravillas; porque es desde la reflexión de temas alternativos que la sociedad podrá refrescarse y encontrar que este laberinto tiene más de una salida. Tópicos que todos los días van despertando enorme interés en nuestra comunidad y que es necesario tratarlos con la
seriedad que poseen a fin de evitar supercherías o abusos.

Los vientos que soplan demandan de nosotros amplitud y apertura, opciones distintas, posibilidades amplias. Los niños índigo son una realidad concreta, los nuevos seres que nacen, las generaciones actuales cansadas de lo mismo anhelan distintas formas de acercamiento interpersonal y grupal, variadas formas de convivencia donde la comprensión y tolerancia sean la norma como construcción del presente y garantía de futuro. Bienvenidos a este sueño que día a día se va consolidando y cuyas proyecciones son ya y seguirán siendo aún muchísimo más grandes de las que podamos imaginar.

 

Por Khristian Almeida L.

Director de la carrera de Ciencias Ancestrales

© 2017 ILADES. All rights reserved.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas