Kama-Sutra, del Sexo a Dios

El Kama Sutra, del Sexo a Dios.

Qué es el amor. Es fácil vivir y conocer, pero es difícil hablar de amor, como si alguien pregunta a un pájaro, qué es el cielo, entonces el pájaro puede decir, allí está el cielo, alrededor, eso es. Pero si alguien le pregunta que solo hable del cielo, entonces seria muy difícil para el pájaro, porque el vive y no puede hablar de eso. En la vida del hombre lo que es superior, verdadero y hermoso se puede conocer, se puede ser y se puede vivir, pero es difícil hablar de eso.

La gente habla de amor, canta canciones de amor pero el amor no tiene ningún lugar en la vida del hombre. El amor no está afuera sino dentro de cada persona, no tenemos que traer de ninguna parte y tampoco hay que ir a buscar en otra parte.

Todos tenemos amor adentro, solo tenemos que descubrirlo. Está en nosotros, es nuestra naturaleza. Por qué entonces el amor no aparece, cuál es el obstáculo. Si no existe ningún obstáculo entonces el amor aparecerá. No hay necesidad de enseñar y explicar. Si el hombre no tendría enseñanzas y pensamientos equivocados no habría ningún problema en expresar el amor, que más que “hacerlo”, hay que descubrirlo.

Hasta ahora, casi todas las culturas han protestado al sexo. Esta protesta ha roto la posibilidad de nacimiento en el hombre. La verdad es que la primera parada en el viaje del amor es el sexo. Se han olvidado que el desarrollo de amor es la transformación de energía sexual. Es como un carbón se transforma en un diamante, tienen los mismos elementos. No se puede tener el diamante si no existiera el carbón.

El hombre nunca puede escapar del sexo porque se nace con el sexo. El dios lo ha aceptado como punto central de creación pero el hombre lo toma como un pecado. Se ve hermosa una flor, pero atrás de su crecimiento solo hay un acto sexual, es un deseo de procreación. Que hay en la apertura de una flor, solo hay polen, son espermatozoides los cuales serán llevados por mariposas a otras flores para su renacimiento.

El sexo es divino, la fuerza de sexo es fuerza de dios, por eso nace la energía y cambia por una nueva vida. Es la misma fuerza misteriosa, no hay que ser enemigo de ella. Si ustedes quieren tener mucho amor en su vida, entonces hay que aceptar su grandeza y divinidad con alegría. Cuando uno se acerca a su esposa como alguien que va a un templo y la esposa se acerca a su marido como uno acerca a su dios, cuando los dos se aman y entran en relación sexual con tal reverencia y sacralidad, justo allí está trabajando Dios.

Un aporte de la carrera de Ciencias Ancestrales 

 

© 2017 ILADES. All rights reserved.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas